Sensibilidad ISO

En las cámaras digitales, la sensibilidad ISO es un indicador de cuánto se amplía en la cámara la luz que llega de la lente.
La cantidad de luz que llega a la cámara se determina mediante la apertura y la velocidad de obturación. Desde esta cantidad, la luz se amplifica para crear una imagen con buena exposición. La sensibilidad ISO representa el nivel de esta amplificación de forma numérica. Por ejemplo, ISO 200 representa el doble de sensibilidad que ISO 100. Esto significa que un ajuste a ISO 200 te permite capturar con la misma luminosidad que a ISO 100, incluso con la mitad de luz.
En realidad, en la mayoría de modos, la cámara determina automáticamente la sensibilidad ISO en función de las condiciones de disparo. Sin embargo, en los modos P/A/S/M, podrás configurarla manualmente en función de tus necesidades.
A medida que aumenta la sensibilidad, puedes utilizar mayores velocidades de obturación incluso en situaciones con poca luz para reducir la borrosidad provocada por la vibración de la cámara con poca luz o por el movimiento de un sujeto en las fotografías deportivas. Sin embargo, dado que la luz se amplifica eléctricamente, disparar con sensibilidad ISO alta tenderá a provocar más ruido (grano) o pérdida de nitidez de la fotografía.

[1] ISO: 3200[2] ISO: 800

Las fotografías de vistas nocturnas anteriores se realizaron sosteniendo la cámara con la mano, con una ISO 3200 en la [1] e ISO 800 en la [2].
Al configurar una sensibilidad elevada, se evitó que la imagen estuviese borrosa. No obstante, el edificio de la fotografía de la izquierda tiene grano.